Masacre de Nanking en China

Hay demasiadas tragedias ignoradas o silenciadas simplemente porque a los gobiernos de turno no les interesa tener que dar explicaciones de sus errores y/u horrores. Iris Chang rompió el silencio oficial para revelar los horrores cometidos en Nanking. 

Un caso, aunque no marítimo, sino terrestre, ocurrió en la ciudad china de Nanking donde 50.000 soldados de las tropas japonesas el 13 de diciembre de 1937, en el marco de la guerra Sino-Japonesa (1931-1945) invadieron la ciudad.

Durante 8 semanas masacraron a más de 300.000 personas utilizando métodos verdaderamente incontables. Nunca se publicitó esta masacre, ya que los norteamericanos pactaron secretamente con el gobierno de Tokio que ignorarían los crímenes a cambio de información sobre guerra biológica llevada a cabo en población asiática por el gobierno Nipón. 

El gobierno chino también calló. No hay textos que registren este “holocausto olvidado” en comparación con los innumerables registros de la Shoah Judía (holocausto) que se nos recuerda hasta el cansancio. Iris Chang (1968-2004; una verdadera heroína) periodista chino – norteamericana en su libro “La violación de Nanking” relata este “conveniente olvido” de la historia. Absolutamente conmovedor.

Durante dos meses, los soldados se excedieron, violaron a siete mil mujeres, mataron a cientos de miles de soldados desarmados y civiles, y quemaron un tercio de las casas de Nanking. En 1946, por las atrocidades de Nanking, sólo fue ejecutado un general japonés.

Después que Japón se apoderase de la región china de Manchuria (1931) y la provincia Yejé (1933), los japoneses estaban esperando un pretexto para invadir y ocupar la totalidad de China. Ese pretexto se produjo en julio de 1937, cuando los soldados japoneses participaban con ejercicios militares en territorio chino y las tropas chinas provocan un estado de tensión al realizar algunos disparos. Los japoneses utilizaron este incidente como excusa para librar una guerra contra China. 


Chino en Nanking (ahora conocida como Nanjing) están siendo enterrados vivos por las tropas japonesas que compiten unos con otros para inventar nuevas y horribles formas de matar chinos a los que considera como sub-humanos. Esta fotografía fue tomada por un japonés y se reveló en una tienda de fotografía de propiedad japonesa. Un técnico fotográfico chino hizo copias que fueron sacadas de contrabando hacia China.


El 13 de Diciembre de 1937, las tropas japonesas ingresaron en la ciudad de Nanking (actual Nanjing), en el curso de la invasión que el Imperio Japonés lanzó contra China antes de la Segunda Guerra Mundial. 
Durante ocho semanas, 50.000 soldados japoneses masacraron a 300.000 civiles en la ciudad, con métodos de la peor brutalidad. Los niños eran lanzados al aire para que se ensartaran en las bayonetas.

Japón invadió las provincias del norte de China y rápidamente capturaron la antigua capital china de Pekín (ahora se llama de Beijing). En el desarrollo de esta guerra, los japoneses adoptaron una política deliberada de salvajismo en la expectativa de que podían quebrar la voluntad de resistencia de los chinos. Aunque mal entrenados y equipados, el ejército chino opuso una fuerte resistencia a los ejércitos de Japón, que si estos poseían una superioridad abrumadora en número, entrenamiento y armas. Las tropas japonesas respondieron a la resistencia china con una reacción salvaje de embarcarse en orgías de asesinato, violación y saqueo que conmocionó al mundo civilizado de la época, y que ahora ha quedado en el olvido en muchos países occidentales, donde la enseñanza rigurosa de la historia se ha convertido en una disciplina descuidada o con parcialidades.

Si bien la lucha continuaba en el norte de China, los japoneses lanzaron un segundo frente en la ciudad de Shanghai en la costa oriental de China. A pesar de la resistencia determinada por las tropas nacionalistas chinas, los japoneses capturaron Shanghai , en noviembre de 1937. Para hacer una exposición de su brutalidad en el mundo occidental, los japoneses enviaron a cientos de prisioneros de guerra chinos hasta la costa del río, y los mataron fríamente con ametralladora a la vista de los observadores horrorizados que se encontraban a bordo de buques extranjeros amarrados en el río. Habiendo capturado Shanghai, los japoneses fueron capaces de moverse por el río Yangtze y poner sitio a la capital de Nanking Nacionalista (ahora se llama Nanjing). 

No es posible documentar aquí la totalidad de los horrores vivido por los chinos en las manos de los japoneses entre 1937 y 1945. Aquí sólo se menciona la Violación de Nanking (ahora se llama la Masacre de Nanjing), que es el mejor documento de las atrocidades japonesas en China debido a la presencia de los observadores occidentales que fueron testigos de la masacre en masa, violación y saqueo que los japoneses infligieron a la desafortunada población, capital china. 

Los japoneses estaban furiosos por la fuerza de la resistencia china, y cuando Nanking (capital Nacionalista de China) cayó en diciembre de 1937, las tropas japonesas inmediatamente sacrificaron a miles de soldados chinos que se habían rendido ante ellos. Los japoneses detuvieron luego cerca de veinte mil jóvenes chinos y los transportaron en camiones fuera de las murallas de la ciudad donde fueron asesinados en una masacre masiva. Las tropas japonesas siguieron con el saqueo brutal de Nanking, seguido de bestiales matanzas y violación de la población. 

Durante seis semanas, la vida de los chinos en Nanking se convirtió en una pesadilla. Bandas de soldados borrachos recorrian la ciudad, asesinando, violando, saqueando y quemando a su antojo. Los civiles chinos fueron detenidos en la calle, y al encontrar que no poseían nada de valor, eran asesinados de inmediato. Al menos veinte mil mujeres chinas fueron violadas en Nanking durante las primeras cuatro semanas de la ocupación japonesa, y muchas fueron mutiladas y muertas cuando las tropas japonesas habían terminado con ellas. 

Las tropas japonesas fueron animadas por sus oficiales de inventar nuevas formas y cada vez más horrible de masacrar a la población china de la ciudad. Cuando los cuerpos de los asesinados chinos ahogaron las calles y las alcantarillas se tiñeron de rojo con su sangre, los japoneses se vieron obligados a perfeccionar sus métodos de masacre en el interés de prevenir la propagación de la enfermedad. Los lotes de civiles chinos fueron detenidos y conducidos en enormes pozos donde eran atados y enterrados vivos. Muchos chinos fueron utilizados para la práctica la bayoneta, o vertían gasolina sobre las víctimas y muchos eran quemados vivos. 

Los cuerpos de miles de víctimas eran arrojados en el río Yangtze hasta que el río se transformó de color rojo sangre. Tras el saqueo de Nanking de cualquier cosa de valor, los japoneses comenzaron los incendios que destruyó un tercio de la ciudad.

Independiente de los observadores extranjeros de la Violación de Nanking, incluyendo un hombre de negocios alemán y miembro del partido nazi llamado John Rabe (imagen), se horrorizaron al ver a civiles chinos, tanto hombres como mujeres, ancianos y niños pequeños, condenados a muerte por las tropas japonesas con una brutalidad terrible. 

Rabe trató de salvar a tantos chinos como pudo a través de la creación de una zona de seguridad en su propiedad. Hizo un llamamiento a Adolf Hitler para intervenir, pero el líder nazi rechazó su apelación. Fehacientes pruebas independientes de la magnitud de la masacre de Nanking , surgió en 1996 con la publicación del registro diario de John Rabe de la masacre. 

Los soldados japoneses parecían estar muy dispuestos a ser fotografiados con las espadas en alto al lado de sus víctimas, y en el acto de asesinar a sus víctimas, y posando con sus víctimas muertas en los hoyos. Las atrocidades cometidas por las tropas japonesas en Nanking se dieron a conocer ampliamente por los observadores extranjeros, incluidos los corresponsales de prensa. Cuando el alto mando japonés se dio cuenta de todo el ámbito de los horrores perpetrados por las tropas japonesas en Nankín, se hicieron considerables esfuerzos para destruir la evidencia de la atrocidad.

Iris Chang dá una explicación muy detallada de la extensión y naturaleza de las atrocidades japonesas en Nanking en su libro "La Violación de Nanking" (publicado 1997). Las horripilantes fotografías en su libro sobrevivió al intento por parte del alto mando japonés para encubrir las atrocidades de Nankín, porque los autores encomendaron las ampliaciones de las fotografías en una tienda de fotográfica de propiedad japonesa en Shangai. y un empleado chino secretamente hizo copias adicionales y las contrabandeo fuera de China. 

Los jueces del Tribunal Internacional Militar para el Lejano Oriente (también conocido como el Tokyo War Crimes Trials) estaban dispuestos a aceptar que al menos 200.000 civiles chinos y prisioneros de guerra fueron masacrados por los japoneses en las seis semanas después que Nanking cayó. Los jueces estaban dispuestos también a aceptar que el número de muertos sería mucho mayor si las estimaciones del número de chinos quemados vivos por los japoneses en fosas de masacres en masa mas los cuerpos arrojados en el río serian mayores. Muchos historiadores no japoneses están dispuestos a aceptar que la masacre de Nanking podría haber llegado tan alto como 370.000 víctimas.

La brutalidad espantosa que aparecen por las tropas japonesas en Nanking no fue el único caso, y se ha estimado por especialistas historiadores que varios millones de civiles chinos y prisioneros de guerra fueron asesinados en el curso de la guerra no declarada de Japón a China entre 1937 y 1945. 

A pesar de la evidencia fotográfica y testimonios independientes, el gobierno japonés se niega a reconocer y no permite que en las escuelas se les diga la historia completa de la masacre, violación y saqueo que tuvo lugar en Nanking en 1937. 

En los últimos años, el gobierno japonés ha hecho una pequeña concesión al peso de la crítica internacional y local de esta censura, permitiendo referencias breves y vagas en los libros de historia a la Violación de Nanking (Masacre de Nanjing), pero las atrocidades que se describen como "Nanjing Incidente " y el texto sugiere que las víctimas murieron durante la batalla por la ciudad, y no en una masacre horrible que tuvo lugar durante las seis semanas que siguieron a la caída de la ciudad. Incluso estas pequeñas concesiones a la verdad histórica son objeto de ataques en Japón desde los militaristas y los neo-nacionalistas.

El neo-nacionalistas, primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, y miembros prominentes del Parlamento de Japón, y demás académicos superiores, como el profesor Nobukatsu Fujioka de la Universidad de Tokio, cree que estas concesiones han ido demasiado lejos, y que los libros de texto deben ser censurados para eliminar todos las referencias a la culpabilidad de guerra japoneses y las atrocidades, y para inculcar el orgullo nacional en lugar de vergüenza. Después de la guerra, el Tribunal de Tokio juzgó al general Iwane Matsui (imagen izq.) bajo el cargo de crímenes contra la Humanidad, por los hechos de la Masacre de Tokio. Fue condenado, y ahorcado en 1948. 

Sin embargo, revisando antiguos archivos, la historiadora Iris Chang ha destacado que Matsui estaba enfermo en aquellos días
Share on Google Plus

About Carlos Francisco Gutierre

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos